Ratero clama perdón… ‘No me entreguen a la policía’, suplicaba

San Luis Potosí, SLP.- “Dame una verguiza pero con la policía no”, gritaba desesperado un presunto asaltante que fue detenido por taxistas y repartidores de Ubereats en la avenida Carranza, una de las más populares de la capital potosina.

El malandro fue acorralado cuando pretendió atracar a un repartidor de Ubereats en avenida Carranza a la altura de la librería Gandhi, pero fue alcanzado una cuadra adelante, en Librado Rivera.
El presunto portaba unas tijeras con las que amagaba a sus víctimas.

Los repartidores de Ubereats apoyados por taxistas lograron detenerlo y el presunto suplicó que lo golpearan pero no lo entregaran a la policía.
Taxistas, repartidores de Ubereats y otros productos así como trabajadores de todas los giros han tenido que organizarse y garantizar ellos mismos su seguridad ya que en San Luis Potosí las policías Estatal, Metropolitana y Municipal no existen.